Entre los problemas comunes asociados con la boca seca están el dolor de garganta continuo, la sensación de ardor, los problemas al hablar, la dificultad al tragar, la ronquera o la sequedad en los pasajes nasales. Sin tratamiento, la boca seca puede dañar sus dientes.

El mal aliento es causado por bacterias que producen olor que pueden crecer en la boca. Cuando no te cepillas ni usas el hilo dental de manera regular, las bacterias se acumulan en trozos de alimentos que quedaron en tu boca y entre los dientes. Los componentes de azufre liberados por estas bacterias provocan mal aliento.

Por eso hoy les hablaré de que hacer si se rompe un diente ya que la situación requiere pensar y actuar rápido para aumentar las posibilidad de que el dentista pueda volver a pegar o implantar la pieza rota. Recuerden que estas recomendaciones son solo temporales y que deben ir al dentista lo más rápido posible ya que de lo contrario terminarán perdiendo la pieza definitivamente.

Su principal desencadenante se sitúa en el plano psicológico aunque las repercusiones se extienden al plano de la odontología.